ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  laurapm96 el Lun Ene 09, 2012 8:06 pm

Hola! La escena del invernadero desde el punto de vista de Jace ya está aquí!!! La he puesto en CoLS porque no sabía donde ponerla... lo siento si no iba aquí... :S Tampoco sabía si ya la habían subido, pero hoy he visto que Cassie la twiteaba y me ha encantado así que.. ahí va! :) Os la dejo en inglés y en español. *__*

I KISSED YOUR LIPS AND BROKE YOUR HEART.
The Institute’s bell begins to toll, the deep loud heartbeat of the apex of the night.
Jace sets his knife down. It’s a neat little pocketknife, bone-handled, that Alec gave him when they became parabatai. He’s used it constantly and the grip is worn smooth from the pressure of his fingers.
“Midnight,” he says. He can feel Clary beside him, sitting back amongst the remains of their picnic, her breathing soft in the cool, leaf-smelling air of the greenhouse. He doesn’t look at her, but straight ahead, at the shining closed buds of the medianox plant. He isn’t sure why he doesn’t want to look at her. He remembers the first time he saw the flower bloom, during horticulture class, sitting on a stone bench with Alec and Izzy on either side of him, and Hodge’s fingers on the stem of the blossom — he had woken them up at nearly midnight to show them the marvel, a plant that normally grew only in Idris — and remembered his breath catching in the wintery midnight air, at the sight of something so surprising and so beautiful.
Alec and Isabelle at been interested but not, he remembers, caught by the beauty of it as he had been. He was worried even now, as the bells rang on, that Clary would be the same: interested or even pleased, but not enchanted. He wanted her to feel the way he had about the medianox, though he could not have said why.
A sound escapes her lips, a soft “Oh!” The flower is blooming: opening like the birth of a star, all shimmering pollen and white-gold petals. “Do they bloom every night?”
A wave of relief goes through him. Her green eyes are shining, fixed on it. She is flexing her fingers unconsciously, the way he has come to understand she does when she is wishing she had a pen or pencils to capture the image of something in front of her. Sometimes he wishes he could see as she did: see the world as a canvas to be captured in paint, chalks and watercolors. Sometimes when she looks at him that way he finds himself almost blushing; a feeling so strange he almost doesn’t recognize it. Jace Wayland doesn’t blush.
“Happy birthday, Clarissa Fray,” he says, and her mouth curves into a smile. “I have something for you.” He fumbles, a little, reaching into his pocket, though he doesn’t think she notices. When he presses the witchlight runestone into her hand, he is conscious of how small her fingers are under his — delicate but strong, callused from hours of holding pencils and paintbrushes. The calluses tickle his fingertips. He wonders if contact with his skin speeds her pulse the way his does when he touches hers.
Apparently not, because she draws away from him, her expression showing only curiosity. “You know, when most girls say they want a big rock, they don’t mean, you know, literally a big rock.”
He smiles without meaning to. Which is unusual in and of itself; usually only Alec or Isabelle can startle laughter out of him. He had known Clary was brave the first time he’d met her — walking into that room after Isabelle, unarmed and unprepared, took the kind of guts he didn’t associate with mundanes — but the fact that she made him laugh still surprised him. “Very amusing, my sarcastic friend. It’s not a rock, precisely. All Shadowhunters have a witchlight rune-stone. It will bring you light even among the darkest shadows of this world and others.” They were the same words his father had spoken to him, upon giving him his first runestone. What other worlds? Jace had asked, and his father had only laughed. There are more worlds a breath away from this one than there are grains of sand on a beach.
She smiles at him and makes a joke about birthday presents, but he senses that she is touched; she slips the stone into her pocket carefully. The medianox flower is already shedding petals like a shower of stars, lighting her face with a soft illumination. “When I was twelve, I wanted a tattoo,” she says. A strand of red hair falls across her eyes; Jace fights the urge to reach out and push it back.
“Most Shadowhunters get their first Marks at twelve. It must have been in your blood.”
“Maybe. Although I doubt most Shadowhunters get a tattoo of Donatello from the Teenage Mutant Ninja Turtles on their left shoulder.” She is smiling, in that way she does when she says things that are totally inexplicable to him, as if she is fondly remembering. It sends a jealous twinge sparking through his veins, though he isn’t even sure what he is jealous of. Simon, who understands her references to a mundane world Jace can never be a part of? The mundane world itself that she could one day return to, leaving him and his universe of demons and hunters, scars and battle, gratefully behind?
He clears his throat. “You wanted a turtle on your shoulder?”
She nods, and her hair falls back into place. “I wanted to cover my chicken pox scar.” She draws the strap of her tank top aside. “See?”
And he sees: there is some sort of mark on her shoulder, a scar, but he sees more than that: he sees the curve of her collarbone, the light dusting freckles on her skin like a dusting of gold, the downy curve of her shoulder, the pulse at the base of her throat. He sees the shape of her mouth, her lips slightly parted. Her coppery lashes as she lowers them. And he is swept through with a wave of desire, a kind he has never experienced before. He’s desired girls before, certainly, and satisfied that desire: he had always thought of it as hunger, a need for a sort of fuel that the body wanted.
He has never felt desire like this, a clean fire that burned away thought, that made his hands — not tremble, exactly, but thrum with nervous energy. He tears his eyes away from her, hastily. “It’s getting late,” he says. “We should go back downstairs.”
She looks at him, curiously, and he cannot help the feeling that those green eyes can see through him. “Have you and Isabelle ever dated?” she asks.
His heart is still pounding. He doesn’t quite understand the question. “Isabelle?” he echoes. Isabelle? What did Isabelle have to do with anything?
“Simon was wondering,” she says, and he hates the way she says Simon’s name. He has never felt anything like this before: anything that unnerved him like she does. He remembers coming to her in that alleyway behind the coffee shop, the way he had wanted to draw her outside, away from the dark-haired boy she was always with, into his world of shadows. He had felt even then that she belonged where he did, not to the mundane world where people weren’t real, where they passed just beyond his vision like puppets on a stage. But this girl, with her green eyes that pinned him like a butterfly, she was real. Like a voice heard in a dream, that you know comes from the waking world, she was real, piercing the distance he has set so carefully about himself like armor.
“The answer is no. I mean, there may have been a time when one or the other of us considered it, but she’s almost a sister to me. It would be strange.”
“You mean Isabelle and you never—”
“Never.”
“She hates me,” says Clary.
Despite everything, Jace almost laughs; like a brother might, he takes a certain delight in observing Izzy when she’s frustrated. “You just make her nervous, because she’s always been the only girl in a crowd of adoring boys, and now she isn’t anymore.”
“But she’s so beautiful.”
“So are you,” Jace says, automatically, and sees Clary’s expression change. He cannot read her face. It is hardly as if he has never told a girl she’s beautiful before, but he can’t remember a time it wasn’t calculated. That it was accidental. That it made him feel like going to the training room and throwing knives, and kicking and punching and fighting shadows until he was bloody and exhausted and if his skin was flayed open, it was only in the way he was used to.
She just looks at him, quietly. The training room it is, then.
“We should probably go downstairs,” he says again.
“All right.” He can’t tell what she’s thinking from her voice, either; his ability to read people seems to have deserted him and he doesn’t understand why. Moonlight spears down through the glass panes of the greenhouse as they make their way out, Clary slightly in front of him. Something moves ahead of them — a white spark of light — and suddenly she stops short and half-turns to him, already in the circle of his arm, and she is warm and soft and delicate and he is kissing her.
And he is astonished. He doesn’t work like this; his body doesn’t do things without his permission. It is his instrument as much as the piano, and he has always been in perfect command of it. But she tastes sweet, like apples and copper, and her body in his arms is trembling. She is so small; his arms go around her, to steady her, and he is lost. He understands now why kisses in movies are filmed the way they are, with the camera endlessly circling, circling: the ground is unsteady under his feet and he clings to her, small as she is, as if she could hold him up.
His palms smooth down her back. He can feel her breathing against him; a gasp in between kisses. Her thin fingers are in his hair, on the back of his neck, tangling gently, and he remembers the medianox flower and the first time he saw it and thought: here is something too beautiful to properly belong in this world.
The rush of wind is audible to him first, trained as he is to hear it. He draws back from Clary and sees Hugo, perched in the crook of a nearby dwarf cypress. His arms are still around Clary, her weight light against him. Her eyes are half-closed. “Don’t panic, but we’ve got an audience,” he whispers to her. “If Hugo’s here, Hodge won’t be far behind. We should go.”
Her green eyes flutter all the way open, and she looks amused. It pricks his ego slightly. After that kiss, shouldn’t she be fainting at his feet? But she’s grinning. She wants to know if Hodge is spying on them. He reassures her, but he feels her soft laughter travel through their joined hands — how did that happen? — as they make their way downstairs.
And he understands. He understands why people hold hands: he’d always thought it was about possessiveness, saying This is mine. But it’s about maintaining contact. It is about speaking without words. It is about I want you with me and don’t go.
He wants her in his bedroom. And not in that way — no girl has ever been in his bedroom that way. It is his private space, his sanctuary. But he wants Clary there. He wants her to see him, the reality of him, not the image he shows the world. He wants to lie down on the bed with her and have her curl into him. He wants to hold her as she breathes softly through the night; to see her as no one else sees her: vulnerable and asleep. To see her and to be seen.
So when they reach her door, and she thanks him for the birthday picnic, he still doesn’t let go of her hand. “Are you going to sleep?”
She tilts her head up and he can see that her mouth bears the imprint of his kisses: a flush of pink, like the carnations in the greenhouse, and it knots his stomach. By the Angel, he thinks, I am so…
“Aren’t you tired?” she asks, breaking into his thoughts.
There is a hollow in the pit of his stomach, a nervous edginess. He wants to pull her back to himself, to pour into her everything he is feeling: his admiration, his new-born knowledge, his devotion, his need. “I’ve never been more awake.”
She lifts her chin, a quick unconscious movement, and he leans down, cupping her face with her free hand. He doesn’t mean to kiss her here — too public, too easy to be interrupted — but he can’t stop touching his mouth to hers lightly. Her lips part under his and he leans into her and he can’t stop. I am so —
It was at precisely that moment that Simon threw open the bedroom door and stepped out into the hall. And Clary pulls away from him hastily, turning her head aside, and he feels it with the sharp pain of a bandage ripped off his skin.
I am so screwed.

BESÉ TUS LABIOS Y TE ROMPÍ EL CORAZÓN.
La campana del Instituto empieza a sonar, el profundo latido de corazón de la cumbre de la noche.
Jace deja su cuchillo. Es una navaja pequeña y prolija, con el mango de hueso, que Alec le dio cuando se convirtieron en parabatai. La usa constantemente y el agarre se está desgastando por la presión de su mano.
"Medianoche," dice él. Puede sentir a Clary a su lado, su respiración suave en el frío, el olor a hojas del invernadero. Él no se fija en ella, sino que mira hacia adelante, en los brotes brillantes de la planta de medianoche. No está seguro de por qué no quiere mirarla. Recuerda la primera vez que vio el florecimiento de las flores, durante la clase de horticultura, sentado en un banco de piedra con Alec e Izzy a cada lado de él, y los dedos de Hodge en el tallo de la flor - los había despertado cerca de la medianoche para mostrarles esa maravilla, una planta que normalmente crece sólo en Idris - y recordé el aliento de la captura en el aire de la medianoche invernal, a la vista de algo tan sorprendente y tan hermoso.
Alec e Isabelle han estado interesados, pero no, recuerda, atrapado por la belleza que había sido. Le preocupa, incluso ahora, cuando las campanas repican, en que Clary sea igual: interesada o complacida, incluso, pero no encantada. Él quiere que ella sienta lo que hay sobre la medianoche, aunque no sabría decir por qué.
Un sonido escapa de su boca, un suave "¡Oh!" La flor está floreciendo: abriéndose como el nacimiento de una estrella, todo el polen brillante y pétalos de oro blanco. "¿Florecen todas las noches?"
Una oleada de alivio lo inunda. Sus ojos verdes brillantes, fijos en él. Ella flexiona los dedos inconscientemente, la forma en que ha llegado a comprender que hace cuando está deseando tener un bolígrafo o un lápiz para capturar la imagen de algo delante de ella. A veces desearía poder ver como ella: ver el mundo como un lienzo para ser capturado en la pintura, tizas y acuarelas. A veces, cuando ella lo mira de esa manera él se encuentra casi ruborizándose, una sensación tan extraña que casi no se reconoce. Jace Wayland no se ruboriza.
"Feliz cumpleaños, Clarissa Fray", dice, y su boca se curva en una sonrisa. "Tengo algo para ti." Hurga, un poco, alcanzando en el bolsillo, aunque no cree que ella se de cuenta. Cuando presiona la piedra de luz mágica en su mano, él es consciente de lo pequeños que son sus dedos - delicados pero fuertes, callosos de horas de aguantar lápices y pinceles. Los callos le hacen cosquillas en sus dedos. Se pregunta si el contacto con su piel le acelera el pulso a ella de la forma en que lo hace hace cuando ella le toca.
Aparentemente no, porque se aleja de él con una expresión que muestra curiosidad solamente. "Sabes, cuando la mayoría de las chicas dicen que quieren un pedrusco, no quieren decir, sabes, literalmente, un pedrusco."
Él sonríe sin querer. Lo cuál es inusual en él mismo, por lo general solo Alec e Isabelle pueden hacerle reír. Sabía que Clary era muy valiente la primera ver la que conoció - caminando en esa habitación después de Isabelle, sin armas y sin preparar, tuvo el tipo de valor que no asocian con los mundanos, pero el echo de que ella le hizo reír aún le sorprende más. "Muy divertido, mi sarcástica amiga. No es una pierda, precisamente. Todos los Cazadores de sombras tienen una luz mágica. Que te traerá la luz, incluso entre las sombras más oscuras de este mundo y de los demás." Eran las mismas palabras que su padre le había dicho a él, al darle su primera piedra mágica. ¿Qué otros mundos? Jace le había pedido, y su padre se había reído solamente. Hay más mundos a un suspiro de distancia de éste que granos de arena en una playa.
Ella le sonríe y hace una broma sobre los regalos de cumpleaños, pero él siente que ella se emociona, se desliza la piedra en el bolsillo con cuidado. La flor medianoche ya está derramando sus pétalos como una lluvia de estrellas, iluminando su cara con una iluminación suave. "Cuando tenía doce años, quería un tatuaje", dice. Un mechón de pelo rojo cae sobre sus ojos, Jace enfrenta a la necesidad de extender la mano y quitarlo hacia atrás.
"La mayoría de Cazadores de Sombras consiguen sus primeras marcas a los doce años. Debe haber sido tu sangre. "
"Tal vez. Aunque dudo que la mayoría de los Cazadores de Sombras se hace un tatuaje de Donatello de las Tortugas Ninja Mutantes en su hombro izquierdo." Ella sonríe, de esa manera que hace cuando dice cosas que son totalmente inexplicables para él, como si las estuviera recordando con cariño. Le llega una punzada de celos por sus venas, aunque no está seguro de lo que está celoso. Simon, quién entiende sus referencias del mundo mundano y Jace no puede ser parte él. El mundo mundano en sí al que ella podría volver algún día, dejandole a él y a su universo de demonios y cazadores, las cicatrices y la batalla, ¿con gratitud por detrás?
Se aclara la garganta. "¿Querías una tortuga en el hombro?"
Ella asiente con la cabeza, y su cabello se cae fuera lugar. "Quería cubrir mi cicatriz de viruela." Quita una tira de la camiseta a un lado. "¿Ves?"
Y lo ve: hay algún tipo de marca en el hombro, una cicatriz, pero ve más que eso: ve la curva de su clavícula, la fina capa pecas en la piel como una capa de oro, la curva suave de su hombro, el pulso en la base de su garganta. Ve la forma de su boca, los labios entreabiertos. Sus pestañas cobrizas, cómo las baja. Y es arrastrado a través de una ola de deseo, un tipo que nunca ha experimentado antes. Él deseó a chicas antes, sin duda, y satisfizo ese deseo: siempre había pensado en él como hambre, la necesidad de un tipo de combustible que el cuerpo desea.
Nunca había sentido deseo de esta manera, un fuego limpio que quema el pensamiento, que hace que sus manos - no tiemblen, exactamente, pero vibran con energía nerviosa. Aparta los ojos de ella, a toda prisa. "Se está haciendo tarde", dice. "Tenemos que irnos."
Ella lo mira, con curiosidad, y no puede evitar la sensación de que esos ojos verdes pueden ver a través de él. "¿Alguna vez has salido con Isabelle?", preguntó.
Su corazón todavía late con fuerza. No entiende bien la pregunta. "¿Isabelle?" repite. ¿Isabelle? ¿Qué tiene Isabelle que ver con esto?
"Simon se preguntaba," dice ella, y él odia la forma en que ella dice el nombre de Simon. Él nunca había sentido nada como esto antes: nada lo ponía tan nervioso como ella. Recuerda ir hacia ella en el callejón detrás de la cafetería, la forma en que había querido llamarla a fuera, lejos del muchacho de cabello oscuro con el que estaba siempre, a su mundo de sombras. Había sentido incluso entonces que ella pertenecía donde él pertenecía, no en el mundo mundano, donde las personas no eran reales, donde pasan más allá de su visión como marionetas en un escenario. Pero esta chica, con sus ojos verdes lo cubrió como una mariposa, ella es real. Como una voz escuchada en un sueño, que sabes que proviene del mundo de la vigilia, ella es real, perforando la distancia que ha puesto tanto cuidado de sí mismo como una armadura.
"La respuesta es no. Quiero decir, puede haber habido un momento en que uno u otro lo considerase, pero es casi una hermana para mí. Sería extraño. "
"¿Quieres decir que Isabelle y tú nunca -"
"Nunca".
"Ella me odia", dijo Clary.
A pesar de todo, Jace casi se ríe, como un hermano podría, se toma un cierto deleite en observar a Izzy cuando está frustrada. "Sólo la pones nerviosa, porque ella siempre ha sido la única chica en un grupo de chicos que la adoran, y ahora ya no es."
"Pero ella es tan hermosa."
"Tu también lo eres", dice Jace, de forma automática, y ve que la expresión de Clary cambia. No puede leer su rostro. Es casi como si nunca le ha dicho a una chica que es muy guapa antes, pero no puede recordar un momento en que no fue calculado. Fue accidental. Le hacía sentir como ir a la sala de entrenamiento y lanzar cuchillos y patadas y puñetazos y luchar contra las sombras hasta que estuviera ensangrentado y agotado, y como si su piel estuviera abierta, esa era la forma a la que estaba acostumbrado.
Ella se le queda mirando, en silencio. La sala de entrenamiento es, entonces.
"Probablemente deberíamos bajar", dice otra vez.
"Está bien." Él no puede decir lo que ella está pasando por su voz, tampoco; su capacidad para leer a la gente parece que le ha abandonado y no entiende por qué. Rayos de luz de la luna llegan a través de los cristales del invernadero hacia su camino de salida, Clary ligeramente por delante de él. Algo se mueve delante de ellos - una chispa de luz blanca - y de repente ella se queda parada y medio se vuelve hacia él, y de repente está en el círculo de sus brazos, y es cálida y suave y delicada y la está besando.
Y se asombra. Él no funciona de esta manera; su cuerpo no hace las cosas sin su permiso. Es su instrumento tanto como el piano, y él siempre ha estado en perfecto dominio del mismo. Pero ella sabe dulce, como manzanas y cobre, y su cuerpo en sus brazos es tembloroso. Ella es tan pequeña, sus brazos van a su alrededor, para sostenerla, y se pierde. Entiende ahora por qué los besos en las películas se filman como son, con la cámara dando vueltas sin parar, dando vueltas: el suelo es inestable en sus pies y se aferra a ella, por pequeña que sea, como si pudiera sostenerlo.
Sus manos suaves por la espalda. Puede sentir su respiración contra él; un grito de sorpresa en medio de los besos. Sus delgados dedos en su pelo, en la parte posterior de su cuello, enredando suavemente, y recuerda la flor de medianoche y la primera vez que lo vió y pensó: aquí hay algo muy bonito que pertenece adecuadamente en este mundo.
La fuerza del viento es audible para él primero, Instruído como está para escucharlo. Se retira de Clary y ve a Hugo, ubicado en el hueco de un pequeño ciprés. Sus brazos están todavía alrededor de Clary, su peso ligero contra él. Sus ojos están medio cerrados. "No te asustes, pero tenemos audiencia", le susurra. "Si Hugo está aquí, Hodge no debe andar lejos. Tenemos que irnos."
Su ojos verdes aletean todo el camino abiertos, y parece divertida. Eso pica un poco en su ego. Después de ese beso, ¿no debería estar ella desmayándose a sus pies? Pero ella está sonriendo. Ella quiere saber si Hodge está espiando. La tranquiliza, pero siente su suave sonrisa con un viaje a través de sus manos unidas - ¿Cómo ocurre eso? - mientras ellos van camino hacia abajo.
Y entonces lo entiende. Él entiende por qué las personas se dan la mano: él siempre había pensado que se trataba de posesión, diciendo: Esto es mío. Pero se trata de mantener el contacto. Se trata de hablar sin palabras. Se trata de que te quiero conmigo y no te vayas.
La quiere en su habitación. Y no de esa manera - ninguna chica ha estado nunca en su habitación de esa manera. Es su espacio privado, su santuario. Pero quiere a Clary allí. Quiere que ella lo vea, la realidad de él, no la imagen que muestra al mundo. Quiere que se acueste en la cama con ella y tenerla envuelta dentro con él. Quiere observar su respiración suavemente durante la noche; verla como nadie la ve: vulnerable y dormida. Para verla y ser visto.
Así que cuando llegan a su puerta, y ella le da las gracias por el picnic de cumpleaños, él aún no suelta su mano. "¿Te vas a dormir?"
Ella inclina la cabeza hacia arriba y puede ver que su boca lleva la huella de sus besos: un color de rosa, como los claveles en el invernadero, y se le hace un nudo en el estómago. Por el Ángel, piensa, estoy tan...
"¿No estás cansado?" pregunta ella, rompiendo sus pensamientos.
Hay un hueco en la boca de su estómago, una irritabilidad nerviosa. Quiere empujarla de nuevo hacia sí mismo, para verter en ella todo lo que siente: su admiración, sus recién adquiridos conocimientos, su devoción, su necesidad. "Nunca he estado más despierto".
Ella levanta la barbilla, un movimiento inconsciente, rápido, y él se inclina hacia abajo, ahuecando la cara con su mano libre. No quería darle un beso aquí - demasiado público, demasiado fácil para ser interrumpidos -, pero no puede dejar de tocar su boca con la suya con ligereza. Sus labios en los de él, se apoya en ella y no puede parar. Estoy tan -
Es en ese preciso momento que Simon abre la puerta de la habitación y sale al pasillo. Y Clary se aleja de él a toda prisa, volviendo la cabeza a un lado, y él se siente con un dolor agudo como el de una venda que se quita de la piel.
Estoy tan jodido.


FUENTE INGLÉS.
FUENTE ESPAÑOL.


Última edición por laurapm96 el Dom Mar 11, 2012 4:55 pm, editado 2 veces
avatar
laurapm96
Subterráneo/a

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : Idris.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  M.nephilim el Mar Ene 10, 2012 3:28 am

¡Qué lindo! <3<3<3 Como siempre se ven mejor las escenas desde el punto de vista de los Herondale. ¡Jace, estoy enamorada de ti!
Pero no puedo evitar pensar cuando dice que suelta un gritito ahogado que eso fue lo mismo que le dijo Sebastian cuando le restriega en la cara que la besó.
Por cierto, estuvo bien que lo pusieras aquí, pero quedaría mejor en Ciudad de Hueso porque la historia se desarrolla ahí.
Gracias por el extracto.
avatar
M.nephilim
Parabatai

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 28/04/2011
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  laurapm96 el Mar Ene 10, 2012 11:12 pm

M.nephilim escribió:¡Qué lindo! <3<3<3 Como siempre se ven mejor las escenas desde el punto de vista de los Herondale. ¡Jace, estoy enamorada de ti!
Pero no puedo evitar pensar cuando dice que suelta un gritito ahogado que eso fue lo mismo que le dijo Sebastian cuando le restriega en la cara que la besó.
Por cierto, estuvo bien que lo pusieras aquí, pero quedaría mejor en Ciudad de Hueso porque la historia se desarrolla ahí.
Gracias por el extracto.

Seeeeeeeh es lo mejorr! a mi me entraron cosquilleos y todo en algunas partes! es que que lo cuente un Herondale... ganaaaa mucho! *__*
Cierto, podría haberlo pueso ahí... :$ Supongo que ahora ya no se puede cambiar, no? :S
avatar
laurapm96
Subterráneo/a

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 21
Localización : Idris.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  Luna Mcflurry el Mar Ene 10, 2012 11:39 pm

nfcgy,jdhermscgsjkc!!!!!!Me encataaaaaaaa!!!!!
avatar
Luna Mcflurry
Subterráneo/a

Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 30/09/2011
Edad : 20

Ver perfil de usuario http://nuvesdetinta.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  Naii Wayland el Miér Ene 11, 2012 12:49 am

Ojala Cassie saque un libro con todos estos extras y escenas eliminadas *-*
DIOS, quiero un Jace de carne y hueso!!!! kjahaksdja <3
avatar
Naii Wayland
Subterráneo/a

Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 10/01/2012
Edad : 22
Localización : New York (Instituto Lightwood)

Ver perfil de usuario https://twitter.com/#!/NaiiDeWayland

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  criscrazy el Dom Ene 15, 2012 9:21 pm

es genial!!! me hace gracia el "estoy muy jodido". me hubiera gustado saber los pensamientos de jace en la escena de después, es la mejor del libro!!! Very Happy
avatar
criscrazy
Cazador/a de Sombras

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  Farah Fray el Mar Ene 17, 2012 7:15 pm

Dios, no se que tienen los Herondale que me vuelven loca. Very Happy
avatar
Farah Fray
Cazador/a de Sombras

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 16/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  Claryssa Fray el Mar Feb 28, 2012 7:29 pm

:babas::babas::babas::babas::babas::babas::babas::babas::babas:.... Very Happy

p.d.a mi tambien me jodio mucho simon, es que les a cortado el rollo y eso no puede ser Very Happy Very Happy Very Happy Very Happy
avatar
Claryssa Fray
Cazador/a de Sombras

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 21/11/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ESCENA DEL INVERNADERO P.V. DE JACE!! *__*

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.